AUTOESTIMA Y MUJER (PARTE I)

Cuidarme a mi misma no es una auto-indulgencia, es auto-preservación y eso es un acto político (Audre Lorde)

La autoestima es el aprecio o valor que cada una hace sobre si misma. Son pensamientos, sensaciones, sentimientos, experiencias, aprendizajes, creencias y valores fruto de la relación con el ambiente en el que crecemos y nos desarrollamos.

No se trata de una característica inamovible de nuestra personalidad o algo con lo que ya nacemos, si no mas bien de un aspecto que se construye en el transcurrir de la vida y en interacción con lo que me rodea. Por lo tanto esta fuertemente condicionada por la naturaleza de estas interacciones, los mensajes recibidos en las mismas y la estructura social que las sostiene.
La autoestima es uno de los pilares básicos de nuestra identidad, ya que está directamente relacionada con la percepción y el concepto que tenemos de nosotras. Se va construyendo desde la primera infancia y no es inmutable, es decir, puede cambiar a lo largo del tiempo, mejorar, empeorar, según las circunstancias vitales en las que nos encontremos y las herramientas de que dispongamos para afrontarlas.

Influencia del patriarcado en la autoestima de las mujeres.

De forma general, en la psicología suele estudiarse la autoestima desde una perspectiva del individuo, sin incluir el análisis feminista que permite tener una visión mas completa de cómo se gesta la autoestima, ya que investiga al ser humano bajo la influencia de la estructura social dominante, es decir, bajo la influencia del patriarcado y el capitalismo.
Este patriarcado daña de forma profunda el ser de las mujeres, atacando la autoestima desde los primeros momentos de la vida. La violencia simbólica esta presente desde la mas tierna infancia y se materializa en el trato diferencial que reciben las niñas por el hecho de serlo, basado en la ideología machista, que considera al varón como ser superior y a las mujeres como meros objetos que deben aprender a estar al servicio de los demás.
Desde muy pequeñas, aprendemos a valorarnos en función de cómo nos valoren los de fuera, de si cumplimos o no con los roles y estereotipos impuestos, es decir, con la feminidad abnegada que reserva para nosotras el sistema patriarcal. El mensaje que se lanza a las mujeres podría resumirse de la siguiente forma: seras querida, amada, respetada y aceptada, siempre y cuando cumplas con los mandatos de lo que debe ser una buena niña, una buena mujer y esto significa ser dócil, amable, tierna, sensible con los demás, educada, disponible en todos los sentidos, cuidadora y bella.

Para muchas niñas y mujeres esto se traduce en una lucha contrareloj hacia la perfección, ser perfectas y divinas para que los otros me quieran, para no salirme del tiesto y sobrevivir. Esto significa estar siempre persiguiendo un ideal del yo,que es practicamente imposible, a lo que hemos de añadirle todas las situaciones de riesgo que vivimos por el hecho de ser mujeres, una realidad material que nos quiebra por fuera y por dentro.

En este punto, es muy importante tomar conciencia de como las diferentes manifestaciones de violencia machista que vivimos/sufrimos las mujeres son un condicionante para el desarrollo de la autoestima, para la salud mental y emocional.
Esta violencia por razón de sexo es universal, ocurre en casi todos los ámbitos y contextos vitales y adopta múltiples formas. Así, puede darse en la familia, en la pareja, en el ámbito laboral,en los centros educativos, en los hospitales y centros de salud, en las calles, plazas e incluso en las instituciones,cuando las mujeres no son correctamente atendidas o revictimizadas. La violencia contra las mujeres puede ser física, económica, verbal, sexual etc. Todo ello sin olvidar la explotación en el ámbito de la reproducción, las tareas de crianza, cuidado y del hogar. Así como la gran brecha económica entre mujeres y hombres, que sitúa a miles de mujeres en la precariedad.

Y en concreto… ¿cómo afecta esta estructura social en la autoestima de las mujeres?

Inseguridad, falta de autonomía, dependencia económica y emocional, desconocimiento de nuestro verdadero ser, necesidades propias insatisfechas, abandono de una misma, escisión, es decir, olvidarme de mi para poder ser para otros, bloqueo, confusión, autoboicot etc. Aprendemos a deshabitarnos para cumplir con las exigencias de fuera y esto literalmente termina por rompernos con enfermedades, dolencias y trastornos tales como: depresión, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de disociación, fatiga y dolor crónico, fibromialgia, estrés postraumático etc. Construimos lo que somos a través de la mirada de los otros y esto nos pierde de nuestra verdadera esencia, de nuestro yo real. También ocurre a los hombres, aunque en mucha menos medida, puesto que a ellos se les estimula mucho mas desde niños la autonomía, el valerse por si mismos, el razonamiento, la valentía, el ocupar un lugar propio en el mundo. A nosotras nos enseñan a que este lugar nunca nos pertenece, estamos de prestadas…

Todo esto genera una considerable brecha en la autoestima entre hombres y mujeres, demostrada en diferentes estudios, como el publicado por la Asociación Americana de Psicología en 2016, donde se encontró que de forma general y universal los hombres tienen una autoestima mas alta que las mujeres. Este hecho supone otro gran obstáculo para alcanzar la equidad entre los sexos.

La sensación de no ser suficientes, no del todo capaces, la sensación de no llegar,de ser menos, de que mi palabra y pensamiento valen menos, esta ampliamente extendida entre las mujeres y esto marca el desarrollo en nuestras vidas, como aprendemos a percibirnos y las experiencias que vamos a vivir. Con esta brecha en la educación emocional, estamos mucho mas predispuestas a vivir experiencias de abuso, control y manipulación sobre nuestras vidas y cuerpos.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Magnifico análisis desde ser mujer!
    En poquísimas ocasiones los análisis se hacen pensando en que más de la mitad de la población son mujeres. Gracias!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú
× ¿Cómo puedo ayudarte?